Elena Baranda Matamoros Perito Economista
Elena Baranda MatamorosPerito Economista

Despido por causas económicas

 

A pesar de que ante una situación económica negativa en la Empresa, lo lógico es un reajuste de plantilla, en la práctica algunos Jueces y Tribunales no lo ven tan lógico, y eso plantea muchas dificultades a la hora de probar un despido por causas económicas.

 

El empresario que se ve obligado a despedir a parte de su plantilla, no lo tiene fácil, pues se genera una tensión que hace que el proceso sea  doloroso.

 

En contra de lo que algunos piensen, el empresario  es  una persona con sentimientos como cualquier otra, que en muchas ocasiones tiene una relación con sus trabajadores mayor que lo simplemente profesional, de manera que conoce su situación personal, conoce a su familia.., y eso complica aún mas la toma de ciertas decisiones.

 

Sin embargo, lo que se pretende adoptando estas medidas es conseguir la permanencia del resto de la plantilla y la viabilidad de la Empresa, y no hay otro que pueda tomar esa decisión sino el que emprendió el negocio.

 

Un empresario contrata cuando la aportación del trabajador a la Empresa es positiva, pero si deja de serlo es comprensible que deba prescindir de el.

 

Visto así, no debería ser necesario que la Empresa tuviera pérdidas para poder despedir trabajadores, sino que debería bastar con que la evolución de los resultados fuese negativa.

 

Sin embargo, si bien es posible que en las empresas grandes ocurra así, la realidad es que en la mayoría de las empresas pequeñas o medianas se suele alargar la situación  negativa precisamente por lo complicado que es tomar la decisión de despedir a alguien, y es en el momento en que las pérdidas se instalan en la Empresa cuando ya no queda mas remedio que tomar la decisión.

 

 

Requisitos formales del despido

 

Llegados a este punto, habrá que respetar las formas, pues una gran mayoría de los despidos son declarados nulos por defecto de forma.

 

La forma de los despidos objetivos deberá cumplir tres requisitos:

 

1.- La comunicación del despido al trabajador, deberá ser por escrito y expresando la causa del despido de manera clara y precisa.

 

2.- Se debe conceder un preaviso de 30 días desde la entrega de la comunicación (si se avisa con menos días habrá que abonar al trabajador, los días de diferencia).

 

3.- Simultáneamente habrá que poner a disposición del trabajador la indemnización de 20 días por año trabajado (con un máximo de 12 mensualidades).

 

Solo en el caso de despido basado en causa económica, la empresa que no disponga de tal cantidad, por absoluta falta de liquidez, podrá demorar la puesta de la indemnización a disposición del trabajador.

 

 

La decisión del despido y su fundamento

 

Cuando las pérdidas son continuadas y cuantiosas, la amortización de puestos de trabajo es una medida que ayuda a superar dicha situación económica negativa, pues la disminución de los costes de personal contribuyen a aliviar la cuenta de resultados, pudiendo ser una forma de que las empresas superen la crisis económica en menos tiempo.

 

Las causas objetivas de un despido, además de económicas, pueden ser técnicas, organizativas y de producción.

 

En estos tres últimos casos no es necesario que se de una situación económica negativa. Sin embargo dichas causas están normalmente relacionadas con motivos económicos (inversiones, reorganización interna, cifras de negocio…) que condicionarán la viabilidad de la Empresa, y que deberán ser analizados y argumentados debidamente.

 

Si la Empresa fundamenta la extinción de puestos de trabajo en causas económicas, evidentemente deberá probarlo.

 

Dicha situación de crisis debe ser actual, real y con entidad suficiente para justificar la amortización de puestos de trabajo.

 

No podrán utilizarse criterios hipotéticos o de futuro, pero tampoco deberá exigirse que la situación de crisis sea total e irreversible, pues la medida tomada deberá contribuir a superar la situación económica negativa.

 

Deberá demostrar la existencia de pérdidas económicas actuales o previstas en un futuro, o que el nivel de cifra de negocios ha disminuido de tal manera que puede provocar la pérdida de puestos de trabajo o incidir sobre la propia viabilidad económica de la Empresa.

 

Para ello será necesario que las empresas presenten datos de su contabilidad, impuestos,… que lo demuestren. Así se podrán analizar las pérdidas o desequilibrios financieros, la relación entre ingresos y gastos.

 

Además se podrá analizar la cantidad producida, la cantidad vendida, los ingresos y costes generados por las ventas.

 

También el Mercado deberá ser objeto de análisis, pues de el dependerán los niveles de oferta y demanda de los productos.

 

Es aquí donde la asistencia de un Perito Contable será importante, pues permitirá aclarar dudas sobre la situación económica de la Empresa, reforzando el argumento sobre la toma de decisión de amortizar puestos de trabajo, y ayudando al órgano judicial para que pueda decidir de forma razonable.

 

 

Elementos de análisis para emitir un juicio

 

Un despido objetivo por causas económicas, tiene que enjuiciarse a partir de dos elementos:

 

1.-La situación negativa de la Empresa

2.-La finalidad que persigue la medida adoptada, así como la conexión entre ambas.

 

1.- La situación negativa

 

Debe existir un resultado negativo, y debe quedar acreditada la existencia de pérdidas constantes. Aunque eso no quiere decir que la situación tenga que ser irreversible, ni que sea necesario un plan de viabilidad.

Una Pericial Económica, aunque no se exige, puede ser un  medio de prueba definitivo.

 

2.- La medida adoptada y el fin perseguido

 

La amortización de un puesto de trabajo debe considerarse un ajuste que contribuye a superar una situación económica negativa de la Empresa, favoreciendo una mejoría que puede ser determinante para que la Empresa permanezca operando en el Mercado.

Para que tal medida sea enjuiciada, debe fundamentarse la conexión entre las pérdidas y el número de despidos, con un análisis bien argumentado y probatorio de la situación.

 

 

 

Elena Baranda Matamoros

www.peritoeconomista.es

Contactar y concertar una cita

Dirección

 

PERICIAL Y EMPRESARIAL S.L.

ELENA BARANDA MATAMOROS

 

MAR MEDITERRANEO 160,2ºC

28341 VALDEMORO (MADRID)

 

Teléfono

 

Fijo :+34 911 747 002

        +34 918 956 658

Móvil:     629 885 065

Fax:       911 747 002

 

Correo electrónico

 

info@peritoeconomista.es

 

O bien utilice nuestro formulario

Publicaciones

Amplie sus conocimientos sobre algunos temas

 

Conozca nuestras publicaciones, quizás le resuelva alguna duda o simplemente le aporte algún conocimiento nuevo, sobre temas actuales:

* El informe pericial

* Concurso de acreedores

* Hipotecas Multidivisa ...

 

Información de interés

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© ELENA BARANDA MATAMOROS

Página web creada con 1&1 IONOS Mi Web.